Visitas más realistas al refugio antiaéreo número 4 de Tortosa

El refugio antiaéreo número 4 de Tortosa ha ampliado el discurso interpretativo interior para mostrar con mayor fuerza, el impacto y la angustia que sufrieron los vecinos que se refugiaban de los bombardeos en la ciudad en la Guerra Civil Española entre los años 1937 y 1938. Los visitantes encontrarán figuras por los pasillos y también una imagen 3D con los constructores de esos espacios de asilo.

Este refugio era el más grande de Tortosa, está situado en la calle Ernest Hemingway, bajo el talud del barrio del Garrofer, en el límite sur de la ciudad medieval y tenía capacidad para cuatrocientas personas, que podían protegerse dentro de un sistema de galerías excavadas con pavimento de suelo y revestidas de ladrillos y hormigón, ventiladas y con modesta instalación eléctrica.

 

Actualmente, en el interior se pueden revivir, con más realismo las sensaciones que sintieron las personas que tuvieron que refugiarse. Se ha recreado la atmósfera de los pasillos del abrigo subterráneo; se han colocado figuras laminadas a contraluz. Mostramos “personas tipo” como las que se escondieron en el refugio semillas, parejas, grupos de niños o madres con criaturas. También se ha instalado una imagen lenticular en 3D con fotografías de los trabajos de construcción de estos refugios y de las brigadas de varones que los prepararon. Para complementar los elementos incorporados, se ha “potenciado” la simulación sonora de cómo se vivieron los bombardeos dentro de estos pasillos. Para conocerlo mejor se ofrecen visitas documentadas con guías.
fuente ACN | Tortosa Turismo

Anterior
San Antonio, fin de semana de fiestas de invierno
Siguiente
La Ràpita programa más de 40 actividades culturales para el primer semestre del año